Inicio Qué defendemos Más Europa

Más Europa

Cuando se acaban de cumplir 60 años de la firma del Tratado de Roma que dio origen al Mercado Común, Europa vive momentos de crisis. La deficiente gestión de la crisis económica, el terrorismo, el Brexit, el resurgimiento de los nacionalismos… han situado a la Unión Europea ante una serie incertidumbres hasta ahora inéditas, que han puesto en cuestión el proyecto europeísta. Los socialistas estamos convencidos de que Europa no es el problema, sino la solución. Pero necesitamos una Europa mejor, más sólida y más eficiente, pero también más justa y progresista.

Hacer fuertes los derechos y libertades que se derivan de la «ciudadanía europea». La portabilidad de los derechos sociales entre los Estados miembros y la garantía de las libertades fundamentales y de la libre circulación de personas son irrenunciables.

Fortalecer la identidad europea, lo que exige avanzar en muchos planos, como construir partidos políticos europeos, crear medios de comunicación paneuropeos, introducir una educación para la ciudadanía europea, y fomentar el tejido de una sociedad civil transnacional en Europa que favorezca la extensión de una conciencia europea compartida.

Reforzar la integración de Europa, su cohesión interna y su legitimación democrática. Es necesario impulsar el proceso comunitario y aumentar los poderes del Parlamento en sus funciones de control como legislador y de iniciativa legislativa. La UE debe tener más competencias en materias como la fiscalidad, la negociación internacional, la defensa, la seguridad, la política ambiental… No nos oponemos a ceder soberanía cuando es necesario.

Queremos aumentar el presupuesto de la Unión y su capacidad de obtener recursos propios. Es necesario revisar en profundidad la estructura presupuestaria y reformar el sistema de recursos propios de la UE para que sustituya gradualmente las contribuciones nacionales de hoy en día. En este sentido, consideramos que el establecimiento de impuestos europeos, derivados de la propia existencia del mercado único sería el camino adecuado y justo para financiar el presupuesto de la UE.