Inicio Qué defendemos Inmigración y refugio

Inmigración y refugio

La emergencia humanitaria de los desplazamientos causados por sangrientos conflictos interpela a toda la Unión Europea y a sus Estados miembros acerca de su voluntad de cumplir el derecho internacional y la Carta de Derechos Fundamentales incluida en el Tratado de Lisboa. La UE tiene el deber de articular una respuesta global a la altura de sus valores y estándares morales. Proponemos revisar los instrumentos actuales (Primer paquete: Dublín IV, EASO, EURODAC y Segundo paquete: Recepción, Cualificaciones y Procedimientos). Y concretamente:

Abrir vías de acceso legales y ordenadas para los inmigrantes con derecho de asilo y refugio acreditado, que ofrezca una alternativa a las redes de traficantes. Aprobar la creación de visados humanitarios para permitir a los refugiados interponer sus demandas de asilo en embajadas y consulados de la Unión Europea ante terceros países, antes de entrar en el territorio de la UE.

Aprobar un nuevo plan de reubicación para los migrantes llegados a Grecia e Italia, que comprometa a los Estados miembros y establezca sanciones para los incumplidores. Con carácter permanente, establecer un mecanismo de reubicación automático que permita redistribuir de forma equitativa a los refugiados llegados a cualquiera de los países de la Unión Europea. Establecer programas especializados para la protección adecuada de personas vulnerables (mujeres, menores, menores no acompañados), con su correspondiente dotación presupuestaria.

Reforzar la diplomacia europea para prevenir conflictos y conseguir el cese de la violencia. Desarrollar una estrategia específica en torno a la ruta del Mediterráneo central. Acordar programas de cooperación con los países de origen de las migraciones.

Puesta en marcha de una Estrategia Europea por la Multiculturalidad y la gestión de la diversidad (educación, formación, capacitación, lucha contra toda forma de discriminación y contra la exclusión y la marginación que conducen a la segregación y a la radicalización), con especial atención a la plena incorporación de las comunidades islámicas al proyecto europeo y al reconocimiento de la aportación árabe a la cultura europea.