Inicio Qué defendemos Igualdad de género

Igualdad de género

La Unión Europea ha aprobado numerosas directivas para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres y la lucha contra todas las formas de discriminación, pero lo cierto es que las mujeres se enfrentan cada día a situaciones desiguales e injustas. Todavía queda mucho por hacer. Nuestra prioridad es garantizar, promover y mejorar los derechos de las mujeres y la igualdad de género. Por eso, necesitamos de forma urgente:

Un compromiso vinculante para poner fin a la brecha sala­rial y de las pensiones entre mujeres y hombres, igualdad de retribución por un trabajo de igual valor, transparencia de las remuneraciones y sanciones para los incumplidores. La reducción de un punto porcentual en la brecha salarial entre hombres y mujeres supondría un aumento del crecimiento económico de un 0,1 %. Solo cuando las mujeres logren la total independencia económica se alcanzará la plena igualdad de género.

Un compromiso vinculante para lograr una mayor participación de las mujeres en la toma de decisiones económicas y políticas. La clara insuficiencia en la representación de las mujeres constituye un déficit democrático que socava la legitimidad de los procesos decisorios. Las medidas de discriminación positiva, el uso de cuotas obligatorias y las listas cremallera han probado ser instrumentos eficaces para promocionar a las mujeres y romper el techo de cristal, porque resulta inverosímil que no haya suficientes mujeres con excelentes expedientes académicos y carreras profesionales y por tanto, la mayor presencia masculina no es justificable, máxime cuando el 60% de los nuevos titulados son mujeres.

Una estrategia europea para combatir y prevenir la violencia de género hasta lograr la completa erradicación de esta lacra social, que constituye la violación de derechos humanos más extendida en el mundo. Es un fenómeno que se da en todos los niveles económicos, sociales y culturales, y en todos los segmentos de edad de la población. La estrategia debe incluir un instrumento jurídico vinculante y medidas para la protección de las mujeres y menores víctimas de la violencia en el hogar. La violencia de género es la manifestación más cruel, junto con la trata y la prostitución de mujeres, de la falta de igualdad y discriminación entre hombres y mujeres.

Medidas vinculantes para mejorar la conciliación entre la vida privada y la profesional, como la actualización de la Directiva sobre el permiso de maternidad remunerado y las condiciones de las trabajadoras embarazadas, la Directiva sobre el permiso parental remunerado, y la presentación de una nueva Directiva sobre el permiso de paternidad retribuido. Mejorar el equilibrio entre la vida familiar, personal y laboral es un elemento importante para la recuperación económica, la demografía sostenible y el bienestar personal y social. Es necesario contar con una provisión suficiente de servicios de calidad y asequibles de cuidado de personas dependientes, con permisos por razones familiares adecuados a las diferentes situaciones personales, y con disposiciones de flexibilidad laboral aplicables a hombres y mujeres para poder aprovechar plenamente el potencial de la fuerza laboral europea.

Ante la actual ofensiva conservadora, proteger de forma enérgica y con urgencia la libertad de las mujeres para elegir el momento en que desean ser madres y garantizar el acceso a los anticonceptivos y la defensa de los derechos de salud sexual y reproductiva, incluido el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo al amparo de la ley y en condiciones seguras. Promover la educación sexual desde una edad temprana en todas las fases de la enseñanza adaptando el contenido a la edad y la capacidad intelectual de los alumnos.