Inicio Qué defendemos Cambio climático

Cambio climático

Incendios, sequía, altas temperaturas… los ciudadanos y ciudadanas de Europa estamos sufriendo ya las consecuencias del calentamiento global. La Unión Europea y los Estados miembros han suscrito el Acuerdo de París, que tiene como objetivo evitar que el incremento de la temperatura media global del planeta supere los 2ºC respecto a los niveles preindustriales, pero además, los socialistas defendemos que la UE vaya más allá. Europa debe ser líder internacional contra el cambio climático y actuar como modelo en la gestión de los compromisos adquiridos en la COP21. Éstas son nuestras propuestas:

Incrementar nuestros esfuerzos para alcanzar los objetivos internos de reducción de los gases de efecto invernadero en un 80-95%, para 2050 (40% para 2030),en comparación con los niveles de 1990.

Una reforma ambiciosa del Régimen de Comercio de Derechos de Emisión (RCDE), que ayude a las industrias con alto consumo de energía a cambiar a un modelo de producción de bajo carbono; promueva la investigación y la innovación en tecnologías de bajo carbono; impulse inversiones a largo plazo en industrias ecológicas y sirva de modelo a otras regiones del mundo. Además pedimos la introducción de un sistema europeo de impuestos al carbono que fije su precio en más de 50 euros por tonelada, antes del 2020, y en 100 euros por tonelada, antes del 2030.

Impulso a la creación de puestos de trabajo ecológicos, movilizando recursos del Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas.

La Comisión Europea presentó en noviembre de 2016 su paquete energético de invierno, el principal instrumento de la UE para cumplir los objetivos del Acuerdo de París. Los socialistas consideramos que esta propuesta no está alineada con el objetivo, y trabajamos para establecer un marco más sólido y ambicioso. Ante la salida de EEUU del Acuerdo de París, la Unión Europea debe dar un paso al frente y liderar la transición energética hacia una economía descarbonizada. Éstas son nuestras prioridades:

  • Revisión de la Directiva sobre las Energías Renovables (RED), que establezca al menos un objetivo del 35-40% de consumo de energía renovable para 2030; objetivos nacionales vinculantes; 12% de renovables en el transporte en 2030; fin del impuesto al sol; fomento del autoconsumo y refuerzo de la seguridad jurídica con compensaciones adecuadas para los proyectos afectados por cambios regulatorios.
  • Revisión de las Directivas de eficiencia energética (EED) y de eficiencia energética de los edificios (EPBD), con un objetivo vinculante de eficiencia energética del  40% para el año 2030 con respecto a 2005 y objetivos vinculantes por países; un marco específico para ayudar a los hogares con bajos ingresos a aplicar medidas de eficiencia energética; renovación de edificios públicos, no solo de la Administración central, sino de todas las administraciones; establecer objetivos a medio plazo (2040) para mejorar la eficiencia de los edificios existentes para alcanzar un stock de edificios con consumo de energía casi nulo para 2050; refuerzo de los Certificados de Rendimiento Energético (EPC).

Reforma del mercado europeo de la energía, tanto en el lado de la generación y la oferta, como en el de la demanda, para lograr un sistema eléctrico que integre cada vez más acciones de energía renovable al menor coste para los consumidores.

Mejorar la gobernanza de la Unión Energética, con informes anuales sobre los avances en energías renovables y eficiencia energética y la reducción de la pobreza energética, entre otras medidas.