Inicio Nuestros logros y liderazgo Una política exterior que defiende los derechos humanos y un comercio justo, sostenible e inclusivo

Una política exterior que defiende los derechos humanos y un comercio justo, sostenible e inclusivo

Las políticas de asuntos exteriores y seguridad son una parte integral de las acciones de la Unión Europea, y juntos podemos defender la paz, los valores democráticos, los derechos humanos y un comercio justo, inclusivo y sostenible.

En abril de 2019 las y los socialistas exigimos a las autoridades nicaragüenses el fin de la represión contra la población, la liberación de todos los prisioneros políticos y el retorno al país de las organizaciones internacionales y de las ONGs, privadas de su personalidad jurídica por el Gobierno de Daniel Ortega. Tras la misión de una Delegación del Parlamento Europeo a Nicaragua, encabezada por el ex eurodiputado socialista Ramón Jáuregui,  volvimos a insistir sobre estos criterios en la Resolución aprobada por la Eurocámara en marzo. No obstante, dichos requisitos no se cumpieron y consideramos que la Unión Europea debería mandar un mensaje claro a las autoridades nicaragüenses, con el fin de persuadirlas sobre la necesidad de dar pasos más decididos y rápidos en la dirección correcta.


En este sentido, la ya mencionada Resolución del Parlamento Europeo incluía la posibilidad de imponer sanciones personalizadas contra algunos miembros del Gobierno de Nicaragua, así como la opción de invocar la cláusula democrática existente en el Acuerdo de Asociación UE-Centroamérica. Instamos a las instituciones europeas a comenzar sin demora el proceso formal para la introducción de sanciones personalizadas contra algunos miembros del Gobierno de Nicaragua y, asimismo, iniciar la suspensión de Nicaragua del Acuerdo de Asociación UE-Centroamérica, por la vulneración de la cláusula democrática. Estas señales resultarán esenciales para continuar impulsando el importante trabajo de todas las partes durante el proceso de negociación.

Nuestra apuesta para poner fin a la crisis en Venezuela pasa por encontrar una solución política que conduzca a una salida democrática y pacífica. Venezuela necesita una respuesta que sea fruto de la voluntad y del acuerdo del pueblo venezolano, y cualquier propuesta que implique o insinúe el uso de la violencia será una falsa solución.


En enero de 2019, el  Parlamento Europeo respaldó al Consejo y a la Alta Representante de la UE, Federica Mogherini, en su propuesta de estudiar la creación de un grupo de contacto sobre Venezuela, cuyo objetivo sería buscar salidas políticas, democráticas y pacíficas a la crisis venezolana. Contaría con la presencia de países de la región y actores internacionales, incluida la UE, y manifiesta que esa mediación debería ser aceptada tanto por el Gobierno como por la oposición venezolana.


La estrategia es doble. En primer lugar, la Unión Europea mantiene las sanciones personalizadas ya impuestas desde mayo para manifestar su rechazo a la situación que está viviendo el país y exigir el retorno al pluralismo democrático y al respeto al Estado de Derecho. En segundo lugar, Europa, junto con otros actores clave de la comunidad internacional, sigue trabajando de manera constructiva y proactiva para buscar nuevas vías de solución.

La Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo respaldó en junio de 2017 el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación entre la UE y la República de Cuba. Gracias a este acuerdo, de cuyo informe fue ponente la ex eurodiputada Elena Valenciano, las relaciones entre la Unión Europea y Cuba se están desarrollando, por primera vez, bajo un marco contractual que refirma las bases de respeto, de observancia del derecho internacional y de los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas.


El acuerdo debe contribuir a la consolidación de relaciones estables, respetuosas, mutuamente beneficiosas y a largo plazo. Se superan así 20 años de distancia entre la UE y Cuba por la llamada ’posición común’ que ya había sido ampliamente superada por la realidad de los acuerdos bilaterales y los intercambios que los Estados miembros han mantenido durante los últimos años.

La Agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA) está atendiendo una crisis que se prolonga durante más de siete décadas. Desde la Delegación española de S&D reclamamos más recursos para cubrir las necesidades básicas de los refugiados, especialmente después de que la Administración Trump suspendiera los fondos a esta agencia de Naciones Unidas.


Nuestro compromiso como grupo socialista sigue siendo el respeto a los derechos humanos y al derecho internacional, y por ello mantenemos nuestra determinación de defender una solución de dos estados como la única vía para un futuro de justicia, paz y libertad para israelíes y palestinos.

Hemos defendido y conseguido la inclusión de capítulos de Comercio y Desarrollo Sostenible en todos los acuerdos comerciales que negocie la UE, con compromisos obligatorios de respeto a los derechos humanos, estándares laborales, sociales y medioambientales. A iniciativa socialista, la Comisión reforzará los mecanismos de ejecución de estos compromisos y seguiremos trabajando en favor de la consideración de sanciones en caso de incumplimiento. Por primera vez, la UE incluirá un capítulo específico sobre Comercio, Igualdad de Género y Empoderamiento de las Mujeres en el renovado Acuerdo Comercial con Chile, para el que Inmaculada Rodríguez-Piñero es ponente.

Durante la legislatura 2014-2019, los socialistas españoles en la Eurocámara también hemos respaldado el Acuerdo de Asociación Económica entre la UE y Japón por su importancia estratégica para el liderazgo de la Unión en la defensa de un comercio internacional basado en normas y valores; un cariz claramente progresista; y mejora la posición de los exportadores de la UE a Japón en sectores tan importantes para la industria española y europea como el vinícola, los cítricos, el textil o el del calzado. En concreto, el acuerdo comercial UE-Japón supondrá que estas dos potencias representen en conjunto el 25% del PIB mundial y el 33% del comercio mundial. Además, el acuerdo garantiza la protección de 205 Indicaciones Geográficas de la UE, 45 de ellas españolas, entre las que se encuentran el queso manchego, los cítricos valencianos o el turrón de Alicante entre otros. También se han incorporado cláusulas de salvaguardia para proteger sectores sensibles como el del automóvil, así como cláusulas de contratación pública para que las empresas de la UE puedan participar en las mismas condiciones que las japonesas en las licitaciones públicas en 48 de las ciudades principales.

Las y los socialistas reivindicamos la importancia de modernizar el acuerdo comercial UE-México para hacer frente conjuntamente a los retos de la globalización y a los ataques al multilateralismo, defendiendo unidos a la OMC como garante de un comercio basado en normas. Se trata de uno de los primeros acuerdosde la UE en incluir un capítulo para facilitar a las PYME el aprovechamiento del acuerdo y otro centrado en la lucha contra la corrupción. Además incorpora un ambicioso capítulo sobre desarrollo sostenible con cláusulas de respeto a los Derechos Humanos, estándares laborales y medioambientales; y la protección de más de 340 indicaciones geográficas sobre productos agroalimentarios, de las que 60 corresponden a España. El nuevo acuerdo comercial elimina también obstáculos no arancelarios innecesarios que suponen altos costes para las empresas y encarecen los precios; así como la supresión gradual de hasta 100 millones de euros al año en aranceles. Asimismo, incluye mayores ventajas en el acceso al mercado de contratación pública mexicana, cuyo valor se estima en unos 30.000 millones de euros anuales.

Los socialistas españoles también hemos plantado cara a Estados Unidos, ante los aranceles que ha impuesto a la aceituna de mesa y las pérdidas millonarias que está sufriendo el sector. La Comisión Europea está estudiando todas las opciones disponibles para hacer frente a este ataque por parte de la Administración Trump, sin descartar una posible acción ante la OMC. En particular, el Ejecutivo comunitario tiene previsto reservar 2,5 millones de euros de los fondos del presupuesto de promoción de 2019 para ayudar al sector a diversificarse hacia otros posibles mercados internacionales.

Los socialistas hemos abanderado el no reconocimiento a China del Estatuto de Economía de Mercado en la OMC para poder seguir manteniendo unas reglas de juego equitativas frente a la distorsión de precios de sus exportaciones y la subvención estatal de su economía. Por otro lado, reclamamos unidad de acción y determinación de los Estados miembros para que la UE gane peso e influencia a nivel global y pueda hacer frente a desafíos como la competencia de China. La Unión Europea y China son socios estratégicos, pero también competidores y no podemos competir en el mismo tablero internacional con reglas diferentes. China ejerce una competencia desleal porque se le ha permitido. La UE no es proteccionista, pero tampoco puede ser ingenua.

A iniciativa socialista hemos sacado adelante una normativa pionera para detener el comercio de minerales y metales procedentes de zonas de conflicto. La UE obligará a las empresas importadoras de oro, estaño, tantalio o wolframio (presentes en teléfonos móviles, coches o lavadoras) a garantizar que no proceden de minas controladas por grupos armados, vinculadas a violaciones de derechos humanos.

Inmaculada Rodríguez-Piñero ha conseguido, como ponente socialista, el refuerzo de la legislación europea que prohíbe el comercio de productos que podrían usarse para infligir tortura o aplicar la pena de muerte. En coherencia con nuestra defensa de los derechos humanos, nadie en la UE podrá lucrarse de la compra-venta, publicidad o exposición de este tipo de productos, ni podrá ofrecer servicios de intermediación, asistencia técnica o transporte para facilitar su comercialización y uso. Además, la UE ha lanzado una Alianza mundial para el Comercio sin Tortura, que cuenta ya con el apoyo de 60 países.

Share via