Inicio Nuestros logros y liderazgo Una Europa más verde, con energía más limpia y accesible

Una Europa más verde, con energía más limpia y accesible

Una de las prioridades de la Delegación socialista española en la Eurocámara es la lucha contra el cambio climático, así como el incremento del peso industrial en el PIB europeo y la lucha contra la pobreza energética.

La lucha contra el cambio climático es una de nuestras prioridades. Por eso, los y las socialistas hemos dado la batalla frente al Consejo para fijar unos objetivos más ambiciosos y hemos conseguido que se apruebe la Directiva sobre energías renovables, de cuyo informe fue ponente el ex eurodiputado socialista José Blanco. Las principales novedades de esta Directiva son:


  • / que el 32% de la energía que se consume en la Unión Europea sea renovable en el año 2030

  • / que se garantice la seguridad de las inversiones en renovables y se prohíban las medidas retroactivas

  • / que se simplifiquen los procedimientos para poder invertir en renovables

  • / que aumenten los objetivos de eficiencia para que no se desperdicie la energía que se produce

  • / que se consagre el derecho al autoconsumo, a producir, consumir, almacenar y vender el excedente vertido a la red

Con este acuerdo, aprobado ya por el Parlamento, la UE recortará sus emisiones hasta un 45% en 2030. Ahora sí, la Unión Europea ha dado un paso al frente ser líder mundial en la lucha contra el cambio climático.

Informe sobre eficiencia energética, también liderado por el grupo socialista y aprobado por el Parlamento en enero de 2018, eleva el objetivo de eficiencia mínimo del 30% al 35% para 2030 y objetivos específicos por país.


  • / se refuerza la obligación de ahorro de energía, reduciendo las medidas de flexibilidad que pueden servir de subterfugio para evitan asumir este compromiso.

  • / orienta las medidas de eficiencia energética para grupos vulnerables, con bajos ingresos, garantizando la aplicación de este tipo de medidas con carácter prioritario a hogares afectados por la pobreza energética.

Por iniciativa de la Delegación Socialista Española, el Parlamento ha aprobado la creación de un fondo para compensar los costes de las industrias intensivas en consumo de energía –acero o aluminio entre otras– derivados de la Directiva sobre el sistema de comercio de emisiones de CO2. Además los socialistas hemos reclamado la creación de un marco europeo de ayudas que supere el actual marco estatal para garantizar la igualdad de condiciones de competencia.

Las y los socialistas españoles situamos por primera vez la lucha contra la desigualdad y la pobreza energética en la agenda de la Unión Europea. Nuestro proyecto común no puede dejar atrás a las personas más desfavorecidas. Es una cuestión de justicia. Pero además, la desigualdad pone en riesgo nuestro sistema político y económico. Los socialistas hemos promovido medidas contra la pobreza energética como:


  • / la prohibición de la desconexión automática del sistema de energía

  • / el establecimiento de tarifas sociales para los más desfavorecidos

  • / la revisión de las tarifas e imposiciones tributarias para que sean progresivas y no se carguen conceptos ajenos a la producción y distribución de la energía

  • / la revisión de las tarifas e imposiciones tributarias para que sean progresivas y no se carguen conceptos ajenos a la producción y distribución de la energía

  • /ayudas para mejorar la eficiencia energética de las viviendas de colectivos vulnerables

Estas medidas se han abierto paso y ahora se están negociando, para conseguir que sean de obligado cumplimiento en todos los Estados miembros.

Para los y las socialistas españoles la nueva normativa sobre plásticos de un solo uso (aprobada por la Eurocámara en marzo de 2019) es un paso imprescindible para salvar los océanos. La nueva normativa restringe el uso de plásticos como recipientes alimentarios de poliestireno, cubiertos, platos, pajitas y bolsas de plástico ligeras. Los plásticos de un solo uso tienen un alto impacto ambiental: no son reciclables y generan muchos residuos. Por eso, nuestro compromiso es alentar a los consumidores a elegir alternativas reutilizables y a la industria a crear productos más sostenibles.


Asimismo, se establecen nuevos requisitos para el etiquetado, que deberá indicar las opciones adecuadas de gestión de los residuos, la presencia de plásticos en el producto y el consiguiente impacto medioambiental negativo de los vertidos. Además, obliga a los productores a ayudar a cubrir los costes de la gestión y limpieza, y exige a los Estados miembros a recoger el 90% de las botellas de bebidas fabricadas con plástico de un solo uso a partir del 2029, entre otras medidas.

El Mecanismo Conectar Europa (MCE) garantizará financiación para mejores infraestructuras para fortalecer la cohesión socioeconómica, la sostenibilidad y la innovación en toda la UE. Con su aprobación en noviembre de 2018, el Parlamento Europeo ha logrado que la cofinanciación para obras aumente hasta un máximo del 50% tanto para los proyectos transfronterizos (con el MCE anterior llegaba hasta un 40%), como para la interoperabilidad ferroviaria y las vías fluviales. Un MCE más ambicioso fortalece la cohesión socioeconómica y territorial y la movilidad sostenible al tiempo que favorece la descarbonización del sector del transporte. Del mismo modo, se incrementa la inversión (de un 5% a un 15%) en la red global, asegurando la capilaridad de los grandes corredores de la red básica. Así, se ven reforzados los dos corredores ibéricos, tanto el Atlántico como el Mediterráneo, posibilitando que nuevos tramos sean financiados.

Share via